Contactanos! Carlos Calvo 922, Ciudad de Buenos Aires. Tel: (5411) 4300-2468 administracion@jesusmariasvp.com.ar

ninicial
nprimario
nsecundaria
tit propuestacolegios

IDEARIO DE LOS COLEGIOS DE SAN VICENTE DE PAUL DE LA REPÚBLICA ARGENTINA

Por tender a la formación integral de la persona humana y simultáneamente al bien común de la sociedad, la educación tiene como objetivo desarrollar armónicamente dotes físicas, morales e intelectuales que permitan adquirir un sentido perfecto de la responsabilidad y un uso recto de la libertad, en orden a una participación comprometida en la vida social (Cfr. Código Derecho Canónico Tit. III N° 795).
En esa dirección, entendemos la educación como proceso permanente que "humaniza y personaliza al hombre orientándolo eficazmente hacia su fin último fin que trasciende la finitud esencial del hombre" (Documento de Puebla 1024)
Como proceso integral implica asimilación y desarrollo de valores naturales y sobrenaturales.
Como proceso permanente permite crecer en el conocer, en el hacer y en el ser partiendo de la concepción de persona cuya dignidad máxima es ser hijo de Dios y tener por tanto vocación y destino eternos.

Definimos a la escuela como centro de formación integral, lugar de transmisión y promoción de la cultura.

Corresponde a ella cultivar las facultades intelectuales, afectivas y volitivas del hombre; desarrollar rectamente la capacidad de juicio, la voluntad y la afectividad; promover la aprehensión de los valores; favorecer las acciones justas y los comportamientos adecuados; introducir en el patrimonio cultural conquistado por las generaciones anteriores; preparar para la vida y fomentar el trato amistoso entre los alumnos induciéndolos a comprenderse mutuamente.

Desde la condición de escuela católica, hace a su carácter específico su concepción cristiana de la realidad: en ella Cristo es su fundamento; invita a pensar, querer y actuar según el Evangelio (Cfr. La Escuela Católica 33 y 34).

Define su misión propia: la formación integral de la personalidad cristiana; el desarrollo de un apostolado comprometido; la promoción de la síntesis fe-cultura-vida.

Las escuelas de San Vicente de Paul en su carácter de entidades de la Sociedad de San Vicente de Paul, se inscriben en el marco del objetivo por ella sostenido: el ejercicio de la caridad en todas sus formas.
Desde la acción educativa de estas instituciones dicho objetivo se traduce en:
  • Amor y servicio hacia los más necesitados.
  • Cordialidad y respeto en el trato cotidiano.
  • Promoción de la unidad en el ámbito comunitario.
  • Formación personal centrada en la plenitud de la Eucaristía.

Asimismo, las escuelas de San Vicente de Paul, en su carácter de instituciones que anhelan el reconocimiento canónico como escuelas católicas, asumen un compromiso educativo pastoral orientado a la búsqueda de la síntesis fe-cultura-vida y se definen desde:

  • El compromiso con la verdad y los valores trascendentes.
  • La identidad eclesial en la que insertan las raíces de su acción evangelizadora.
  • La adhesión al espíritu y los valores que el beato Federico Ozanam infundió en su obra.
  • La solidez de una formación académica respetuosa de los aspectos genuinos de nuestra cultura.

Desde la realidad diversa de nuestras instituciones promovemos un estilo pedagógico que traduzca los valores de su identidad primaria. Son sus rasgos:

  • El amor como punto de partida y medio que hace posible la educación integral.
  • El respeto por las diferencias y el diálogo orientado a la búsqueda de la Verdad.
  • El uso responsable de la libertad, la constancia y la tenacidad como ejes del trabajo cotidiano.
  • El desarrollo del espíritu crítico, creativo y abierto a la iniciativa.
  • La actividad grupal como base del intercambio que hace posible el trabajo en equipo.
  • La coherencia del Proyecto Educativo con los principios rectores del Ideario.
  • La participación comprometida de docentes y alumnos en el ejercicio de enseñar y aprender.
  • La actualización pedagógica: consideración atenta a los lineamientos curriculares y metodológicos.

Entendemos la comunidad educativa como relación de personas que se integran participativamente y se comprometen con el quehacer educativo del Instituto (docentes, alumnos, ex-alumnos, padres, personal administrativo y de maestranza). En ella, el trabajo es fruto de la convergencia de todos los actores de la Institución con inclusión indirecta de aquellos que pertenecen a la comunidad social en cuyo seno existe la comunidad.

Cada miembro desempeña funciones con distinto grado de responsabilidad, ejerce una actitud participativa y cooperativa y proporciona aportes personales a su rol específico. El diálogo y el intercambio constituyen la red comunicativa que lleva al encuentro interactivo. Teniendo como punto de partida la actitud de servicio y la adhesión al ideario, aspiramos vivirla como comunidad - testigo de los valores del Evangelio.

Alumnos 

Sujetos activos en el proceso de interacción con el docente.
Conocer el Ideario y desde sus lineamientos asumir el compromiso de la propia formación manifestando actitudes de responsabilidad, respeto, y superación personal.

Padres
Asumir en plenitud la responsabilidad primera en la educación de sus hijos, adherir al Ideario institucional y procurar coherencia entre la vida familiar y la del colegio que eligieron.

Ex - alumnos
Asumir una integración activa que quede expresada en la participación y colaboración que puedan prestar a la vida comunitaria.

Con el propósito de que los valores evangélicos sean el fundamento de la convivencia en nuestros colegios, buscamos cultivar el estilo sencillo y fraternal que el mismo Jesús vivió con sus discípulos.
Resaltamos el valor de la verdad, el esfuerzo, la libertad responsable, el respeto mutuo, la solidaridad y el espíritu de servicio.

Respetando las características de cada barrio o zona, creemos que nuestras escuelas deben hacer presente, en sus ámbitos comunitarios, el espíritu de la caridad en todas sus formas y el espíritu de servicio a través de la iniciación de niños y jóvenes en tareas de compromiso pastoral.

La inserción eclesial garantizada por el nexo con las parroquias, la adhesión a las propuestas misioneras y campañas solidarias de la Iglesia Diocesana o Arquidiocesana, y la conformación de grupos juveniles de acción pastoral.

La apertura e intercambio comunitario supondrá vinculación con las instituciones zonales o barriales (parroquia, centros culturales y deportivos, radios o revistas barriales, instituciones educativas) y participación en actos que hagan a la identidad del barrio y/o proyectos conjuntos.

La Institución como lugar de acogida promoverá la realización de encuentros de diversa índole, en consideración con los intereses que cada ámbito comunitario manifieste.

Instituto Jesús María de San Vicente de Paul - Copyright © 2017. Todos los derechos reservados.